Distracción


Imagen
Claro está. Creo que me distraje cuando me puse a hacer este dibujo.

Retornando con el posteo del otro día. Me quedé pensado en esto de los objetivos, y en cómo llegar a esos y se me vino a la mente esa palabra.

La distracción. Mi yo interno me dice que es como cuando uno va caminando por la calle (por que a Tere no les gustan las veredas) a un lugar determinado, y de repente se queda viendo algo, en su caso una casa, por que a Tere le encanta ver viejas casas, y se pierde en el detalle de la ventana y sigue caminando, y se detiene nuevamente por un farol que le llama la atención. El camino se hace mas largo, pero termina siendo gustoso.

La distracción en este caso, me desvía del objetivo, es claro. Y mientras mas me distraiga, mas tarde voy a llegar a concretarlo. O sea llegar a destino, como le pasa a Tere.

La distracción puede ser útil o no, dependiendo el contexto.

Se puede pensar como ocio, para distraerme y pensar en otras cosas, o mismo para poder ver las cosas de otro lugar. Como forma de relajarnos, de dejarnos llevar y no pensar por un rato. Es necesaria cuando nos metemos tanto en lo lineal, en esas estructuras a veces, un poco tediosas

O como obstáculo, que es a donde quería llegar. Vivimos en una sociedad llena de distracciones: computadora, publicidades que incitan constantemente al consumo, televisión, mp3, entre otras cosas. Y a veces resulta molesto tener que lidiar con eso cuando uno tiene que cumplir con ciertas actividades. Y  por momentos se hace difícil tomar el control sobre ella para decir ese “NO” y continuar con lo que teníamos que hacer. También son pensamientos, como cuando Tere cuelga y se queda pensando en lo que le pasó el otro día, en que si el chino del supermercado le dió bien el vuelto, o si la bici habrá quedado bien atada.

Tere vive, en una casa llena de distracciones y le cuesta mucho centrarse en lo que realmente ella quiere hacer.

A veces, el simple hecho de tomar consciencia en todo momento e identificar cuando uno está sumergido en las distracciones, es el mejor paso para empezar a erradicarlas de nuestras vidas.

Y eso sí, siempre pero siempre, hay que permitirse un tiempo para el ocio. Sea con la compu, un café, un ratito mas de fiaca en la cama.

Hasta la próxima!