Mart(in)es en bicicleta!


Cositas de un día…

-Por primera vez hoy me corrió un perro mientras andaba en bicicleta. Y tuve que pedalear rápido para que no me siguiera. Me asusté al principio, pero fue divertido al final.

-Ayer mientras andaba con unos amigos en Capital, nos pusimos a observar las reacciones de las personas frente al sonido del timbre de nuestras bicicletas. Descubrimos que a muchas les causaba indiferencia y pocas de ellas se lo tomaron como algo bueno, debíamos haberles parecido raro, creímos. Por el contrario, hoy me di cuenta que en Martínez  a los niños y a los grandes sí les gusta escuchar ese sonido. Fue lindo recibir muchas alegrías de distintas edades.

-En las calles de Martínez por más que las personas no se conozcan, se saludan. Bicinauta a otro bicinauta, peatón a peatón. Lo mas lindo para mí es saludar a los guardias de seguridad de las esquinas. Ni me debo conocer con ellos, pero están, y si los saludás te sonríen. Y para ellos, eso, debe valer mucho.

-En las plazas de Martínez los niños sonríen y son abiertos. No se como serán los niños de otras plazas, pero en la mía da gusto hamacarse y charlar con ellos. Recibir toda la buena energía que tienen, el entusiasmo que le dan a cada palabra cuando hablan, ver cómo sonríen, practicar con ellos la pura espontaneidad.

Creo que eso era todo lo que tenía para decir por hoy…