Basura artística


A veces me irrita ver basura artística. Es decir, arte que está preparado con el único fin de vender. De no ser arte, de simplemente simularlo, y hacer llenar los bolsillos de dinero a las grandes productoras. Es ese tipo de ¿arte? que tiene una estructura sólida ya requetecontraestudiada que me da ganas de comprar, que me hace creer que si escucho eso que me venden, voy a ser eso.

Y cada vez que veo ese tipo de basura, que no sirve para nada, salvo para hacerles creer a estas pobres personas que realmente lo que están haciendo es algo bueno por sus vidas y para llenar los bolsillos de dinero, como ya he dicho, a los vivísimos productores que se abusan de su ¿talento?, me dan ganas de sentarme seriamente en mi cuarto a componer canciones sin fines comerciales.

A veces buenos referentes de artistas me ayudan a poder seguir tras mis sueños, pero por otro lado, malos referentes que no quiero tener me sirven como ejemplo, de lo que no tengo que hacer, y me inspiran, como forma de ayudar a mostrar el arte que vale la pena disfrutar.

Lo peor de todo es que en el arte lo que perdura suele ser lo que tiene un gran estudio por detrás. Hay que ver tan solo las grandes obras y darse cuenta de ello.

Y un grupo de personas que se juntan de la nada, a hacer canciones, careciendo de fin artístico (para mí, sin sentido, sin dedicación) no creo que dure mucho. No es una forma de justificar mi arte pero como siempre digo, prefiero matarme diez años, (o los que tengan que ser) y ser buena, dedicada, con el corazón puesto en lo que hago y satisfecha por cada logro que vaya haciendo.

Ojalá pueda ser fuerte frente a estas convicciones que hoy tengo, y no como algunos artistas que en algún momento dejaron de ser artistas, porque se dejaron llevar por lo que se vendía o por el dinero.