Travelling Tere


Love

45 minutos me quedan para entrar a trabajar y uso el café de la esquina como oficina para cronicar mis inquietudes respecto al mundo.

Suiza, wow.

Madrid en tres meses. Quién lo hubiera pensado. Yo, que me cago de miedo con solo pensar en que voy a subirme a un avión, agarraré maletas e iré a experimentar próximamente la gran renombrada Europa.

Trabajar en un Hotel (iba a decir en Europa) tiene sus cosas buenas.

No se porque la clase media y mas que nada la alta, remiten a Europa como la gran perfección. Bueno, está bien. En Buenos Aires, o en Argentina, vivimos pateando en el medio del la devalución, de los índices de pobreza, de la lucha del oficialismo contra la oposicón, Evita, Perón  y los che pibes. Está bien. Europa, si nos comparamos un cachito, sí, para nosotros aspira a la perfección.

Pero nose. Tere, es un poco crítica y cuando no tiene ganas de mostrar la belleza al mundo prefiere ponerse en el papel de -lo se todo- porque sí, soy perceptiva y a veces odio que la gente viva en una nube de burbujas creyendo que esta -tudu bem- y no. O sea, también me gusta mostrar la otra cara de la milanesa, bueno, o el lado oscuro de la luna. Seguro que estarás pensando en Pink Floyd no?

La cosa es así. Los europeos no son tan perfectos y millonarios como creemos.

Si bien no hay que generalizar, porque nuestra educación nos ha enseñado a hacerlo. Hoy con la globalización y el auge de las grandes ciudades hay un poco de todo, distribuido en distintas partes.

-no son todos millonarios-

¿Y el deseo de nuestras madres a dónde irá entonces? Cásate con un Europeo y así no trabajarás más. En sus cabeza, imagino.

La realidad es que él no es perfecto, ni tampoco millonario. ¿Será que entonces el amor es mas fuerte como dice la canción? Quizás.

Vivimos en una sociedad donde el dinero se pone por encima de todo.

Trabajar, tener un título, tener una casa, tener un puesto importante en una empresa, casarse tener hijos y -Voilá-. Nuestra programada felicidad frente a nosotros!

A mí siempre me costó seguir ese modelo. Quizás porque en algún momento me replantíe esa estructura y descubrí  que, siguiendo con el programa, esa realidad se me hacía insostenible. Y que realmente la felicidad, sólo se trataba de una promesa.

¿Y entonces? Entonces decidí cambiar la forma de ver las cosas y así fue que empecé a reírme de lo absurdo funciona el mundo.

Por eso me atrevo a buscar lo imposible, lo que hoy no esta valuado, porque quizás allí es donde resida la felicidad.

Y a mis queridas habitantes de latinoamérica lamento desalentar el sueño Europeo. Pero, que los europeos enamoran, que no quepa la menor duda…

Ay Capricornio!


Me pregunto de dónde sacaba antes la fuerza para seguir adelante. No entiendo como pude pelear por tantas cosas en este último tiempo y ahora que las cosas no parecen tan complicadas todo lo veo como un caos.

Estamos en tiempos de Capricornio me digo a mi misma. Y también les digo a ustedes, mis queridos lectores.

Capricornio representa la responsabilidad, la inteligencia, la perseverancia. Nos dice que el éxito deviene de la inteligencia y del esfuerzo para llevar a cabo el deseo que queremos construir. También dicen que los Capricornianos se caracterizan por tener un gran corazón.

Y yo me amalgamo al Capricornio, con su Saturno, su regente. Oh mi ascendente.

Siento la fuerza tan penetrante de este signo, que me ha marcado y todavía me condiciona, mas en estos días donde se pone protagonista en este Sol de Enero.

Saturno y el deber.

¿Hasta que punto uno está condicionado por los sucesos que nos mueven en la vida y hasta que punto uno  los puede cambiar?

Julia Cameron nos dice que al fin y al cabo uno es su propio creador.

Y si es así entonces…

¿Que estoy dispuesta a crear?

Estoy mas grande


Y volvimos.

Volvimos a tener esas conversaciones interminables de media noche. A pasear como dos extraños por la ciudad. A sentirnos en Rayuela por unas hojas.

Pero, estamos mas grandes.

O yo estoy mas grande.

Ya no soy la adolescente poética que te idealizaba, como lo hacía hace años, antes.

Ya estoy mas real, con mas chispa, mas viva, mas yo.

No se.

Creo que a veces escribo para poder recordar.

Volver a casa


Nunca pensé que iba a volver a casa.

Todavía trato de entender que es lo que pasó.

Irme de casa era como un sueño. Hace mucho tiempo venía diciendo que me quería ir y bueno, dicen que las cosas suceden cuando uno menos las espera, y así tuve la posibilidad de hacerlo.

Ahora que lo pienso, irme, fue como un largo viaje.

Una frase de una película que me gusta mucho lo dice de esta forma:

“It’s a funny thing coming home. Nothing changes. Everything looks the same, feels the same, even smells the same. You realize what’s changed, is you.”

Yo cambié.

Mi vida dio un giro de 180 grados.

Me pregunto si realmente fue real todo lo que viví. Porque jamás, había experimentado recolectar tantas experiencias en tan poco tiempo y menos haber tenido la posibilidad de conocer gente nueva, para luego, volver a casa, con un sinfín de recuerdos y emociones que hoy llevo guardadas quien sabe donde.

Pienso ahora, que quizás volver a casa también tenía que suceder.

Porque ya no soy la misma desde que me fui, y ahora tengo que asumir quién soy realmente.

Y eso me va a llevar un tiempo en aceptarlo…

Bajar a tierra


Blog, sí, un ratito, para bajar las tensiones. Sí!!!

Una palabra mas, un bocadito, es rico escribir, yamm yamm.

Cuestiones:

La espalda no la puedo mantener derecha, ah y mi respiración es corta. Voy a aprovechar para dar la explicación de que me operaron del tabique y nunca pude hacer la reeducación de mi respiración. Como consecuencia, soy algo como una acelerada persona que no sabe manejar el caudal de su aire a través de su nariz. Me acuerdo que mi abuela siempre decía que cuando se congestionaba no podía respirar por la boca. Así que eme aquí: una respiradora bucal. Me olvidé de anotar la palabra experta.

Podría autollamarme también -impaciente perfeccionista- que vuelve a escribir en su abandonado blog, con el fin de… de poner el pensamiento en letras y que además ya no trata de pensar en que alguien vaya a leer estas líneas.

Es loco ver mi mente plasmada en papel. Tengo un pensamiento que dice que siempre el arte refleja lo que somos. Y supongo que en alguna de estas letras debo encontrarme. Supongo, y creo que voy a reafirmar que a veces el abandono hacia el arte, se debe a que uno, bueno, yo, tengo miedo de verme al espejo. Vergüencita. Creo que las letras me sacan la timidez.

Eso sí, que nadie me pida que cante. Cachetes colorados, sonrisa picarona y sí, porque voy a tener que hacerme rogar, y quizás llegue a tararear algo. Sí, me da -cosita- cantar en público.

Respiro, y vuelvo a la posición erguida y que el aire fluya. Tenés lindos pechos diría alguna pariente, aprovechalos y no te encorves.

No se, ahora quizás porque haya escrito la palabra -lindos pechos- podría venir un sinfín de hombres apuestos a leer mis entradas. Hola… ¿Cómo están?

Él casi siempre me aconseja que no me haga tanta cabeza, supongo que terminando de escribir la entrada me doy cuenta que puede que esté en algo cierto.

Aunque, me encanta pensar, y eso forma parte de mí, por eso es que me gusta escribir.

Y para rimar me voy a dormir!

Las letras y las fotos según Tere


Kodak Brownie EKfilmXX #8p

Me encantaría tener la certeza de que esta entrada va a tener un sentido para el que la lea. Pero hay dos cosas que voy a comentar antes de que la empiece:

Me gusta mucho escribir. Y en estos días, expresarme, pasó a ser parte de una necesidad mas que básica. Así que si me ven hablando mucho, discúlpenme, no pude usar uso y abuso de mi cuaderno y birome.

Dicen que la tarea del fotógrafo es muy simple. Es sacarse fotos de encima.

Para el que escribe (o la, como yo) sería lo mismo, pero con palabras.

El que toma fotos se nutre constantemente de palabras y el escritor por el contrario, de imágenes para poder crear mejor su obra.

Por si colgaste, hace unos meses empecé esta idea de proyecto junto a mi pequeña Nikonanalógicafamiliar con la idea de retratar mi vida día a día.

Terminé el rollo finalmente.

Como primer experiencia podría decir que fue algo muy lindo, fue una forma de conectarme con el presente y con los procesos mas que nada. Hoy vivimos tan acelerados por llegar, que nos olvidamos de que hay un camino en el medio. La vida es el camino dirían por ahí.

Sensaciones, efimeridades (momentos efímeros) cosas que me fueron llamando la atención. Tomar esa cámara y disparar el flash para mí fue como una forma de estar en un viaje constante. De ser turista de mi propia vida. De volver a conectarme conmigo, de redescubrirme en los negativos, como escribí por ahí.

Mi cuaderno que acompañó esos retratos también dió su fin.

Mañana me tocará llevar a rebelar esas fotos y cuando las vaya a buscar será una puerta que voy a cerrar, para que se abran otras.

No se con certeza a dondé me llevarán estás palabras que saqué de mi mente a través de la cámara. Ni porqué estoy escribiendo en esta madrugada cuando debería estar durmiendo.

Pero todo tiene un sentido también dicen, y que hay que confiar a pesar de la incertidumbre.

Por eso creo que todo, en algún punto, se resolverá.

Espacio mental


Todos los días pasa lo mismo.

Llego a casa y me bloqueo.

Mi espacio mental se contamina de estructuras propias de mi casa que no me dejan ser.

Pienso que debería haberme quedado en el café cerca del laburo a hacer un poco de estiramiento mental y así poder seguir con mis escritos.

Lo re afirmo. Debería haberme quedado.

Al menos salir a pedalear después de llegar a casa, en esta noche despejada después de la lluvia no estuvo tan mal.

Ya cuando esté viviendo sola las cosas no van a ser igual. Y eso es bueno, voy a conocerme aún mas.

Mientras tanto en casa, disfruto, de esas cosas que se que no van a cambiar.

Me sincero


Imagen
Si escribo esta entrada pensando en las personas que la van a leer, escribiría entonces cosas que gusten. Mostraría mi perfil dulce y adorable, y satisfacería la lectura de mis fieles lectores. Renunciaría a mi necesidad de mostrarme realmente como soy.

¿De qué sentido tiene escribir si solo es para gustar?

No pretendo gustar, esa es la verdad.

Quizás trataría de hacer mas entendible el mensaje de lo que quiero transmitir, pero para eso creo que primero, es necesario entenderme a mí misma.

Y para eso estoy acá. Para comprenderme, y mas que nada sincerarme.

Todo llega, relax!


Me dijeron por ahí que cuando me relaje todo va a llegar. Tiene algo de parecido la otra frase que dice, la vida es lo que pasa mientras estás haciendo otras cosas.

Vengo de meses y meses tratando de buscar la claridad, como diría Elizabeth Morris. Nadar me ayuda a eso. ¿Será la transparencia del agua lo que me ayuda a focalizarme? Romper mis propios límites mentales y físicos. Escaparle al no puedo cuando el profesor me exige que haga mas piletas. Relajarme, salir como sacudida, en un estado de paz y tranquilidad.

Y cada vez que voy a la pileta eso me pasa, noto mas la diferencia de la vez anterior que fui a nadar. Cada vez nado mejor, fluyo mas, me concentro en mi cuerpo, en mi mente, y por sobre todo en mí. Quizás tenga algún pajarito que me dice los problemas que me aquejo, digamos que soy una persona que tiene algún que otro conflicto, y aprovecho para descargarme, para sacarme de encima esas preocupaciones para permitirme disfrutar mas el agua. Avanzar, tomar conciencia del ahora, pensar en positivo, dedicarme a mí. Pulirme. Conectarme conmigo misma.

Natación me está dando eso que en repetitivos momentos varias personas me dijeron ” ¡Tere, estás muy ansiosa, relax, tranqui, viví el día a día, DISFRUTÁ!”

No entendía que se podía vivir sin pensar tanto, que se podía realmente disfrutar del afuera.

Vine de muchos años de vivir en mis adentros, pero ya no más.

Y ahora estoy en eso, en darme el gusto de elegir relajarme, disfrutar y ser feliz.