Lograr que nuestros sueños sean tangibles


“Tenemos que obligar a la realidad a que responda a nuestros sueños, hay que seguir soñando hasta abolir la falsa frontera entre lo ilusorio y lo tangible, hasta realizarnos y descubrirnos que el paraíso estaba ahí, a la vuelta de todas las esquinas.” Julio Cortázar

Termina la temporada de Circo en las calles porteñas


Y termina la temporada de Circo en las calles porteñas.

Talita y Traveler, acostumbrados a este suceso anual, van regresando a la vida de siempre. No les cuesta tener que pasar de la inmediatez constante de risas, a los quehaceres de la vida cotidiana. A las discusiones y reconciliaciones, a los mates, a las charlas, a madrugar temprano, a no tener tiempo, para pensar en nada.

En cambio, a Gaspar, gran trapecista, le resulta mas difícil regresar a su casa. Demasiado tiempo en el cielo, a veces puede ser bastante irreal.

-La vida en la tierra tiene un sabor amargo- me cuenta. Vivir a destiempo, no me puede hacer tan mal.

Pero a pesar de eso, el avanza, sabe que tiene una familia, y que pronto va a ser papá.

Resulta ser una contradicción a veces. Entre el corto período de imaginación que mantiene el público cuando va a verlo y la imaginación constante del circence.

-La gente sufre poco, porque tocan poca verdad- continúa

Un pequeño escape de la vida cotidiana, y es ahí en las tablas, donde se sabe que no se puede escapar. Carentes de un centro que pide obviedades, la vida en ciudades, tiene un dejo de comodidad.