Fluir-Obstruirse


Fluir.

Diría que fluir sería como estar moviéndome dentro de una constante de energía abundante que no tiene fin. Imaginemos una cascada como esa constante de energía, por ejemplo.

Obstruirse, o chocar.

Sería como la fuerza contraria a lo que fluye, como que resta. Una energía que impide que la energía fluya. Como cuando ponemos dos pilas al revés y no hay forma de que hagan contacto, se repelen.

Hace unos días me di cuenta que no con todas las personas puedo fluir (fluir, ser yo misma) hay personas con las que choco, es decir, con las que tengo que dejar de ser yo misma para poder fluir. Medio contradictorio, pero es así. Será por ideas, formas de ser, o estilo de vida. Es como si toda mi buena energía, se achicara por un momento  y no me permitiera avanzar.

Está bien, me entusiasmo con la palabra energía, pero es así. La energía tiene que estar en constante movimiento para poder estar conectada con el mundo y conmigo misma. Sino… ¿qué diría Wayne Dyer en su gran video que recomiendo sobre el porqué de nuestra infelicidad?. Si tienen un re tiempo se los recomiendo, lo dice muy claro y te deja pensando muchísimo.

¿Y a qué trato de llegar?

A que siempre va a pasar eso, siempre voy a encontrar en el camino personas, que me impidan conectarme con lo que soy, pero es bueno saberlo de antemano y buscar la forma de que ese obstáculo no me modifique en mi vida cotidiana.

Ver el obstáculo con otra perspectiva, correrme de lugar para que no me afecte, ver qué es lo que no me deja seguir, y listo, cero drama. Volver a mí y avanzar.

Las cosas al final si tienen un sentido, como esta entrada, que empezó planteando algo y con el transcurso de las palabras y signos de puntuación (que permitieron que fluyan las oraciones) dejaron esta simple conclusión.

Fluir, que fluya, encauzar, dejar ser. 

Necesito de un Rio Babel.