Síndrome post viaje ahora a trabajar!


20140925_192956

Adiós vacaciones, de nuevo a trabajar!

Tengo el síndrome de post viaje. El tema es que no es tan así porque aún sigo viajando y porque también creo que la vida es un viaje. Oh Tere poeta!

7 meses cargados de experiencias. Conociendo nuevas ciudades ¿Las contamos? Madrid, Paris, Dijon, Zurich, Berna, Londres, Birmngham, Notthingham, Trento, Venecia, Treviso, Verona, Lecco, Como, Basilea, Constanz, Lucerna, Laussane, Ginebra. Acariciando la cultura Suiza y la Italiana. Conociendo nuevas lenguas; mejorando mi idioma inglés, aprendiendo de oído el italiano hasta poder entenderlo y hablarlo y adentrándome al idioma alemán. Aprendiendo a convivir con un hombre, conociendo la rutina de una familia, de una casa. Teniendo contacto con niños. Descubriendo habilidades, conociéndome mas a mi misma.

También creo que soy una niña que cuando algo le gusta pide mas mas y a veces no se puede. Me refiero a que me gustaría seguir viajando y viviendo con él. Pero por otro lado mi conciencia me calma y me dice Tere bajá un cambio, eso tampoco es vida.

Debo decir que los sueños realmente se cumplen. A veces tardan un poco mas o también hay que saber esperarlos. Soñé con estar en Europa, soñé con tener una pareja Europea y Londres la ciudad de mis sueños se hizo real con él. Ahora fue el trabajo, y la residencia en Suiza que tanto me costó pelear por ella. Mañana será mi novela, mi trabajo en donde hablaré en alemán.

Supongo que para crecer hay que cortar con etapas. Pienso que convivir con el tano fue eso. Una forma de conocernos, un camino diario de mutuo aprendizaje. Y ahora que estoy viviendo sin el será también otra etapa. Un crecimiento nuestro independiente, donde el puente o el futuro será cuestión de construirlo de a dos. Y por otro lado esta experiencia me llevará a escribir nuevos diarios de viaje.

Que ahora que trabajo con niños puede ser una oportunidad para corregir esas pequeñeces que siempre quise corregir. Como tengo que dar ejemplo frente a ellos, es un momento óptimo para aprender a pararme derecha, no comerme las uñas, respirar por la nariz y ordenar mis hábitos alimentarios. Claro porque la familia con la que vivo se alimentan de una forma mas natural que mi familia. Y eso es bueno para mi salud. Hace ya varios meses estaba con la idea de reducir la cantidad de café, del consumo de harinas y azúcares refinados. Y eso que soy una persona ansiosa.

También la innovación de seguir una rutina. De aprender un idioma. De aprender a poner límites, y de encontrar mis límites. Y eso que creo que la rutina es aburridísima, pero creo que esto no va a ser para siempre, la utilizo como forma de estructurarme sanamente y por un tiempo, hasta encontrar mi propia y sana rutina.

Porque ahora somos dos personas que buscan la vida. El y yo. Y a veces extraño sus compañías en las noches, sus abrazos, ver su rostro antes de dormir o su sonrisa al despertar. También el placer de desearle a alguien que querés que tenga unas buenas noches. O buona notte, como se dice en italiano. Extraño también parlar en italiano. Sentir el olor a café por las mañanas. Hasta el aroma a cigarrillo cuando el abría la ventana para fumar. Sus miradas. Cuando el se acercaba a la noche al balcón con su cerveza, como una forma de ritual quizás. O estar en casa y escucharlo tocar el bajo y que de repente me den ganas de escribir.

Supongo que tres meses sin verlo fue difícil. Y ahora esos tres meses se transforman nada mas que en 30 minutos de distancia en tranvía.

Ah también en mi nueva casa hay una guitarra, que pronto usaré para volver a componer. Creo que estar mas conmigo misma me da ganas de intimidarme con mis canciones y de volver a hacer eso que me hacía tan feliz. Cantar 🙂

Es un poco del mundo de Tere por ahora.

Ya sabremos mas pronto 🙂

Buona notte!

SER TU MISMA CON TU PROPIO MECANISMO


20141001_223458¿Y si todavía no lo encontré?

Este viaje me está ayudando a ver estructuras, formas de vida y rutinas. Me estoy conociendo y viendo que también soy  un poco caótica mentalmente. Me acuerdo que una vez en la calle conocí a un tipo y después de unas palabras que cruzamos me dijo: Si querés llegar a tu meta primero tenés que ordenar tus mente. 

¿Y que pasó? Los caminos me llevaron a Suiza, país que describo como: funcional, muy bien estructurado y mental . Justo lo que estaba necesitando!

Viajar nos hace realmente cambiantes no? flexibles a una nueva realidad. Cada día me siento una niña descubriendo: alimentos, lugares, sensaciones y personas.

-Es la primera vez que veo una calabaza dentro de su planta! (por ejemplo) Y es verdadero, es genial ver una planta de calabazas por primera vez!

Es como si de repente me diera cuenta que estoy teniendo la posibilidad de cambiar mi vida por completo, encontrando las herramientas que necesito para dirigirme hacia donde quiero ir. Y eso no es poco. Es como volver a viajar dentro de un viaje,

dentro de mí.

¿Porqué nos cuesta tanto ser felices?


Imagen

 

Hace rato que vengo preguntándome esto y se me cruzó por la cabeza al encontrar algunas respuestas.

a) Libros de autoayuda

Para los libros de autoayuda o motivación interior no parece ser una pregunta difícil de responder. En vez de respuestas encontrarás en ellos ejercicios prácticos para encontrar la felicidad en el día a día.

Entre esos ejemplos que se citan son:

Despierta con una sonrisa y mantenla contigo todo el día.
Cree que todo es posible
Agradece
Disfruta

He llegado a la primera línea y he alcanzado a sostener mi sonrisa hasta el mediodía.

¿Será que ser feliz es realmente difícil?

¿O realmente es un ejercicio constante donde los resultados quizás no importen?

b) Material vs Afecto

¿O será que este nuevo modelo de mundo propone una vida centrada únicamente en el bien material? Y al tenerlo todo creemos que somos felices. O quizás haya gente que sea feliz disfrutando de sus bienes.

Recuerdo una frase de mis abuelos que decía que -lo primero es la familia-. Me siento un poco anticuada en pensar eso. Pero el trabajo, el cuidado de la casa, las compras de alimentos, terminan por dejar muy poco tiempo al afecto. Esa cosa que nos hace sentir valiosos, ese soporte que hoy parece que ser reemplazado por horas en el celular, horas de sueño o viendo la TV.

c) El conflicto siempre está primero

Siempre hay algo que nos va a hacer enojar, que nos va a hacer justificar que la felicidad no existe. Simplemente porque pensamos que ella no existe. Si pensáramos que existiera entonces el conflicto sería parte de un proceso natural de las parejas, de las familias, o de la gente en la ciudad (ejemplo un choque de autos en la calle)

Conflicto es sinónimo de falta de comunicación, de aceptar que somos diferentes, de que nuestro ego quiere tener la razón.

¿Y si entonces empezáramos a comunicarnos mejor, ver que ser diferentes nos ayuda a enriquecernos de nuevas visione del mundo y dejáramos ser al conflicto ser y nada más?

Conclusiones

¿Pero por qué caemos en esto? ¿Somos víctimas o realmente elegimos poner en la balanza otras cosas? ¿Realmente la felicidad es solo una utopía? ¿O es eso que pasa mientras estamos haciendo otras cosas?

Estar en pareja me hace repensar mil cosas de la vida y al parecer todavía sigo buscando mi raíz frente a todo esto nuevo que me pasa. Al menos tener cosas para replantearme, es algo buenísimo. Y que perderse para encontrarse también.

Mi conclusión final es que la felicidad nos cuesta porque la felicidad está en el ahora, a veces lo material no nos deja ver el contenido, nos tapa el momento. Si podemos valorar lo que tenemos en frente entonces la felicidad no será tan difícil de alcanzar.

Apreciar cada momento mis queridos libros de autoayuda, eso si que es costoso.

Salud 🙂

El encanto de volar


08-28-lan01.jpg_88717827

Nervios, inseguridades y la misma lista que se repite en mi cabeza.

Pasaporte, plata, ropa, libros, compu, celular y cuadernos para escribir.

¿Quién dijo que viajar fuera fácil?

Mis días se basan en ansiedades, horas de trabajo, orden y el repaso de la lista de cosas que me quedan por hacer.

Nunca hice esto antes.

¿Cómo se es pareja de alguien cuando nunca se fue pareja de nadie? ¿Cómo es vivir con alguien? ¿Cómo es viajar en avión solo? ¿Cómo es volver a empezar? ¿Y si es en otro país?

Lo escencial demora.

Hacer el currículum, seguir con mi novela, escribir un poco mas todos los días, tocar la guitarra. Èl y Madrid.

Lo escencial quizás esté allá. Donde el avión conecte las distancias del amor. Donde mi mente se halle mas despejada. Cuando arribar resulte ser un respiro. Un decir quiero cambiar, un decir esto me gusta, un decir realmente estoy donde quiero estar.

En Buenos Aires estoy de trance. Y la verdad debo admitir que me incomodan las charlas con él por Skype. Detesto el amor a distancia. Detesto dormir las noches sola. Detesto pensar que mi vida va a cambiar por que he decidido que es lo mejor para mí. Y entender que detrás de estos marrones y cautivadores ojos penetrantes, míos, habita una persona que lucha por lo que cree que es mejor para ella.

Cuando me mudé por primera vez sentí este envión que estoy volviendo a sentir. Ese motor de decir no me importa, se lo que estoy haciendo, esa certeza invisible que aclara toda duda.

Vengo rodeándome de personas que no hacen mas que aconsejarme, pero ya estoy harta de consejos, lo que externo me asusta. Creo que dejé de confiar en mis guía interior.

¿Porqué el?

Quiero llegar a Madrid y que estos pensamientos se acaben.

Madrid llegá pronto. O yo, iré por tí!

Suiza y mi ansiedad.


1780921_10152192146680900_417414054_n

Me voy a vivir a Suiza. 

Me escucho a mi misma y todavía, a pocas semanas de irme me cuesta creerlo. En definitiva, irme a vivir a otro país es algo que siempre quise hacer, y sí Tere lo estás logrando! Pero la ansiedad a veces es un factor que en este momento me está costando controlar.

Pocas horas de sueño, muchas horas de sueño. Cansancio, ganas de hacer de todo. Antojos de dulce, ganas de volver a las frutas y a los vegetales. Ganas de tomar café para relajarme, momentos donde el café me acelera. Amo la ciudad, odio la ciudad.

Me recomendaron que me deje de comer las uñas, que me tome un te de manzanilla y que medite.

No pude.

Es una dualidad esto de mudarse otro lado. Porque si bien se que allá voy a estar mas tranquila, todo cambio implica siempre un movimiento.

Ocupo mi tiempo en el trabajo, en armar la valija, en aprender un poco de italiano (porque el es italiano) y algo de alemán. También hago cuadernos para vender y así tener nuevos ingresos, me despido de amigos y preparo mi curriculum para el gran continente. Aunque por momentos, haciendo tantas cosas creo que igual la ansiedad no se va tan fácilmente.

A veces pienso que el amor da calma. Pero es difícil cuando vas a acurrucarte en la cama con tu madre para sentir algo de afecto y se enoja porque la despertaste y no pudo seguir durmiendo. Extraño a Pocho, el gato que cuidaba. Se acurrucaba entre mis piernas mientras dormía y me daba un poco de calor.

Con él va a ser todo distinto. Y eso quiero. Algo distinto. Algo que le de sentido a esta vida que en Buenos Aires ya no quiero vivir.

Despertarme con alguien, con alguien que me de calor humano, que me haga sentir bien, que me de amor ilimitado, que me quiera y me acepte como soy. Porque el me quiere así. Y yo así a él.

Me voy a vivir a Suiza por que el vive allá y porque con el quiero estar.

Me voy a vivir a Suiza, es todo. Nada más.

Dos meses, se pasan volando


Pan y Mermelada

   El me pregunta si estoy lista para emprender el viaje.

   Supongo que los cambios me asustan.

   Tere, estás lista para volver a empezar? 

Y hace unos meses veía mi viaje a Europa como un camino de ida y quizás de vuelta. Y entre pensamientos, dudas, charlas por Skype y WhatsApp empiezo a darme cuenta que lo que parecía ser en un principio el sueño a Londres a rehacer mi vida… hoy se transforma en un rehacer de vidas de a dos. Porque uno no sabe cuando va a llegar el amor y cuando llega, agarrate!

Nunca pensé que podría imaginar la vida con alguien y menos que alguien podría imaginar su vida conmigo. Y cuando el me escribe, y me dice que no ve la hora de que llegue y le de ese toque a su vida que le hace falta… pienso que es exactamente lo que necesito.

Hay alguien me espera del otro lado del oceáno y cada vez esta realidad se va haciendo mas real.

Lo que parecía lontano, hoy se vuelve vicino. 

Y no puedo creer que ya esté ordenando mis cosas, tirando lo que no me sirve, haciendo copias de pasaportes, despidiendo de a poco a amigos. Dándome cuenta que el momento para dejar a Buenos Aires es ahora.  Y que dos meses se pasan volando.

Dos meses! Quién lo hubiera dicho?

 

 

Porteña in the EU


cropped-63950-640x360-london-icons2-640.jpg

Sometimes I wonder if these perfect moments will be constant.  I mean, the moments when things fit exactly as they have to be. When you are staring at the window, at night and you watch de cars go by, and you realize that everything is clear in your mind.

The uncertain is there, as usual. But this time, it doesn’t bother.

Is there as a consequence. As a result of a process. And should be the constant, like the present, like the change, like my freedom.

A lot of things are coming in my head at this moment.  A lot of Words, Thoughts and Ideas that I probabbly should put on the list of constant things that I have to be incorporate in my new life.

Love, Art, People with passion, Positive waves, Hugs, Travelling, Work, Be thankful, Cry, Smile.

And also the things I don’t want for me.

What makes you move in life? Could be a song? Somebody?

What makes you feel lucky?

What makes you feel you’re worthy?

What makes you feel free?  (Feeling free includes when you start doing something that you like and you don’t take care about what people thing about that, about you. Cause you’re free and happy. And there’s nothing that could ruin that moment.)

I finally wonder.

Could love be stronger than distance?

La vida como una máscara


En el hostel la gente viene y la gente se va. Es difícil describir esta sensación.

Vínculos que parecen ser profundos, vínculos que se quedan no se donde guardados. ¿Simpatía o calidez realmente humana?

Esta semana me vi a mi misma reflejada en un pasajero.

Un chico que venía del interior,  al parecer para quedarse en Buenos Aires y reconstruir su vida, pero que por algunas cuestiones decidió que era momento para volver a su ciudad y dejar el cambio para otro momento.

Me recordé a mi misma viajando sola a Montevideo. Intentando buscarme, sintiendo esa mezcla de soledad y libertad. Rodeada de su bella gente y acompañada por sus turistas.

Me enamoré de el a primera vista, me perdí en su soledad y fui la tonta minita que puso expectativas en alguien que al final no resultó  como esperaba.

Fue un ariano que me reflejó algunas cosas de mí. Cosas de alguna Tere que alguna vez fue, cosas de alguna Tere que es. Cosas de una Tere que no va a ser.

Salir con el fue un cambio.

Fue descubrir que puedo divertirme y pasarla bien. Cosa que hasta antes no hacía.
Que no tengo que ser siempre profunda con toda la gente. Porque a veces, tanta profundidad con determinadas personas, asfixia. Y que también se puede ser superficial sin dejar de ser uno mismo.

El, me asfixiaba.

El me asfixiaba porque estaba solo, y necesitaba contención. Creo que yo podía darle eso, y también creo, que conmigo podía ser el mismo. Y es difícil ser uno mismo en una gran ciudad. Porque en Buenos Aires uno puede hacer de cuenta de lo que quiere ser. Buenos Aires está llena de máscaras.

Pero las máscaras están hechas para los que buscan mostrarse como son. Para los que buscan el arte como un camino, como una forma de descubrirse. Y no como una imagen, que puede ser linda a simple vista, pero después rebota porque no llena su contenido.

Por eso a vos, sí vuelvo a elegirte. Porque con o sin tu máscara, no dejás de ser vos. Y eso me gusta. 

Lo que abunda…


Al parecer la abundancia, siempre fue un tema puntual en mi vida. O al menos eso cree mi analista.

“Lo que abunda no daña”, me dijo una vez un jefe que tuve.

Por otra parte hay otra frase que dice “ningún extremo es bueno”.

Últimamente siento que las mañanas son mejores para escribir. Que hay veces que cuando las palabras no me salen es porque es momento de vivirlas. De que sentido tiene cuestionar el espacio vacío.

Es raro encontrarme aceptando que no toda casilla tiene que ser llenada.

-Comí hasta llenarme, se escucha en un restorán.

Me crié en el marco de una familia numerosa. Y la necesidad de tener un espacio para mi fue siempre importante.

Con mi experiencia como camarera aprendí a hacer muchas cosas al mismo tiempo, y a disfrutar de hacerlo.

Pero hay otras cosas que llevan otros tiempos para su goce y también demandan otro tipo concentración.

Y en eso estoy, por descubrir que y cuales son.

 

Destinatario anónimo


Hay una película que me encanta y que se llama My Blueberry Nights. Cuenta la historia de Elizabeth, una mujer que corta con el novio y se va de viaje como a reconectarse con ella misma. Durante el viaje le escribe cartas a Jeremy, un joven carilindo que  tiene un café en Nueva York y que apenas conoce.

Siempre me pareció interesante tener a alguien anónimo a quien contarle mis inquietudes.

Hace poco volví a ver Tienes un e-mail y me di cuenta que la soledad abunda en las noches y a veces la persona que realmente puede entenderme está a miles de kilómetros de Buenos Aires.

Muchas veces me siento como Elizabeth, pero en vez de escribir, me hablo a mi misma, como contando lo que me pasa a una especie de vacío. Mis aprendizajes, mis dudas, postales sobre las cosas que me pasan. Empiezo a creer que es importante que alguien, además de uno, sepa como estoy.

Me mal acostumbré a vivir en una casa donde los sentimientos carecían de valor. Ahora tengo mi vida, y en mi vida los sentimientos son importantes y eso es bueno, porque ya dejo de sentirme tan sola.

Pero es raro verlo de ese modo, me asusta, me da un poco de miedo.

Será la ansiedad.

Esta canción me transmite calma:

http://www.youtube.com/watch?v=VsevYF7LZ6I