Lo que abunda…


Al parecer la abundancia, siempre fue un tema puntual en mi vida. O al menos eso cree mi analista.

“Lo que abunda no daña”, me dijo una vez un jefe que tuve.

Por otra parte hay otra frase que dice “ningún extremo es bueno”.

Últimamente siento que las mañanas son mejores para escribir. Que hay veces que cuando las palabras no me salen es porque es momento de vivirlas. De que sentido tiene cuestionar el espacio vacío.

Es raro encontrarme aceptando que no toda casilla tiene que ser llenada.

-Comí hasta llenarme, se escucha en un restorán.

Me crié en el marco de una familia numerosa. Y la necesidad de tener un espacio para mi fue siempre importante.

Con mi experiencia como camarera aprendí a hacer muchas cosas al mismo tiempo, y a disfrutar de hacerlo.

Pero hay otras cosas que llevan otros tiempos para su goce y también demandan otro tipo concentración.

Y en eso estoy, por descubrir que y cuales son.