Día 1 Find an Objective


20140719_110850

Te lo pongo así: estoy atravesando veinte mil cambios al mismo tiempo y finalmente este viaje llega para ordenarme. La pucha! Era lo que estaba necesitando. Pero aaah  ¿Qué voy a hacer? Si nunca fui una persona ordenada.

Él, al ser europeo (ordenado ponele) me plantea algunas cosas de mi vida que debería modificar y en algunas está totalmente en lo cierto. En el hecho de tener un plan primordialmente.

Pienso en el porqué de este viaje, en lo que me llevó a venirme a Suiza, un país muchísimo mas civilizado que Argentina. Un cultura donde todo tiene una razón de ser. Los suizos son los especialistas en la perfección, tienen todas las herramientas para todo. Las calles están super señalizadas, hay una super conciencia ambiental y freno un poco la pelota y me digo de nuevo ¿Qué me llevó a venirme acá?

El amor, cambiar de vida, aprender un idioma…  me respondo así de toque.

¿Pero quién iba a decirme que todo este proceso de adaptación iba a costarme muchísimo? Ojalá la  letra chica del pasaje me lo hubiera anticipado o él con un cartel enorme cuando vino a buscarme a Madrid.

Para hacer mi vida en este país tengo que tener planes. Y creánme que acá la espontaneidad no existe y la mayoría de la gente no te llama el mismo día para organizar algo. La gente vive con stress (no toda) por eso es necesario tener un plan. O sino mejor pensar en otro destino para vivir.

De planes no se mucho. Sólo se de armarlos espontáneamente. Y a veces se puede, otras veces no. Él si sabe de planes y eso es genial.

Pero pienso que antes de hacer un plan uno tiene que tener en claro una meta. Entonces ahí es por donde tengo que empezar.

Día 1 (no literal) Find an Objective.

¿Porqué nos cuesta tanto ser felices?


Imagen

 

Hace rato que vengo preguntándome esto y se me cruzó por la cabeza al encontrar algunas respuestas.

a) Libros de autoayuda

Para los libros de autoayuda o motivación interior no parece ser una pregunta difícil de responder. En vez de respuestas encontrarás en ellos ejercicios prácticos para encontrar la felicidad en el día a día.

Entre esos ejemplos que se citan son:

Despierta con una sonrisa y mantenla contigo todo el día.
Cree que todo es posible
Agradece
Disfruta

He llegado a la primera línea y he alcanzado a sostener mi sonrisa hasta el mediodía.

¿Será que ser feliz es realmente difícil?

¿O realmente es un ejercicio constante donde los resultados quizás no importen?

b) Material vs Afecto

¿O será que este nuevo modelo de mundo propone una vida centrada únicamente en el bien material? Y al tenerlo todo creemos que somos felices. O quizás haya gente que sea feliz disfrutando de sus bienes.

Recuerdo una frase de mis abuelos que decía que -lo primero es la familia-. Me siento un poco anticuada en pensar eso. Pero el trabajo, el cuidado de la casa, las compras de alimentos, terminan por dejar muy poco tiempo al afecto. Esa cosa que nos hace sentir valiosos, ese soporte que hoy parece que ser reemplazado por horas en el celular, horas de sueño o viendo la TV.

c) El conflicto siempre está primero

Siempre hay algo que nos va a hacer enojar, que nos va a hacer justificar que la felicidad no existe. Simplemente porque pensamos que ella no existe. Si pensáramos que existiera entonces el conflicto sería parte de un proceso natural de las parejas, de las familias, o de la gente en la ciudad (ejemplo un choque de autos en la calle)

Conflicto es sinónimo de falta de comunicación, de aceptar que somos diferentes, de que nuestro ego quiere tener la razón.

¿Y si entonces empezáramos a comunicarnos mejor, ver que ser diferentes nos ayuda a enriquecernos de nuevas visione del mundo y dejáramos ser al conflicto ser y nada más?

Conclusiones

¿Pero por qué caemos en esto? ¿Somos víctimas o realmente elegimos poner en la balanza otras cosas? ¿Realmente la felicidad es solo una utopía? ¿O es eso que pasa mientras estamos haciendo otras cosas?

Estar en pareja me hace repensar mil cosas de la vida y al parecer todavía sigo buscando mi raíz frente a todo esto nuevo que me pasa. Al menos tener cosas para replantearme, es algo buenísimo. Y que perderse para encontrarse también.

Mi conclusión final es que la felicidad nos cuesta porque la felicidad está en el ahora, a veces lo material no nos deja ver el contenido, nos tapa el momento. Si podemos valorar lo que tenemos en frente entonces la felicidad no será tan difícil de alcanzar.

Apreciar cada momento mis queridos libros de autoayuda, eso si que es costoso.

Salud 🙂

Living Abroad


ImagenEsto es estar del otro lado.

 

Me siento distinta en Suiza. A veces extraño Buenos Aires.

Aquí se come mas temprano, se respeta al otro, pero también se juzga, no hay inseguridad, pero a la gente le falta vida.

Me siento nueva buscando oportunidades en Suiza y eso me asusta un poco. A  los Suizos no les gusta que haya extranjeros viviendo en su país. Pero quien dice que lo extraño tenga que ser amenazante o malo? No deberíamos pensar -open mind- y apostar por la diversidad? Porque tiene que haber una sola forma de hacer las cosas?

A veces me asusta ser yo por miedo al rechazo. La mirada del otro a veces es mas fuerte. Siento que debería darle explicaciones a todo mundo de lo que hago y eso no me gusta.

A veces me siento sola, buscando un rumbo. No es fácil ser sensible en los tiempos de crisis.

Pero hay que seguir adelante y no dejar que lo malo protaginize mi viaje porque sino puedo caer muy bajo y yo vine a Europa para permitirme ser feliz.

Y así será!

 

Llegar a otro país.


image

Llegué a Europa.

Hace mucho que venía planeando este viaje y acá estoy. En París.

Llegué a Europa después de pasar dos días entre aviones y aeropuertos. Sola, en el medio de dudas, equipaje y la ansiedad de un esperado reencuentro en Madrid.

Madrid me recibió con él, con su invierno y con la espontaneidad fascinante que tienen las personas en sus calles.

Estoy ahora en otra ciudad. Con otro idioma y otro ritmo de vida.

Me cuesta creer que realmente esté lejos de casa. Que haya tenido el valor para hacer este viaje. Que quizás este viaje sirva como motivo para encontrarme y creo que eso me asusta.

Otras veces creo que el miedo no me deja disfrutar.

Porteña in the EU


cropped-63950-640x360-london-icons2-640.jpg

Sometimes I wonder if these perfect moments will be constant.  I mean, the moments when things fit exactly as they have to be. When you are staring at the window, at night and you watch de cars go by, and you realize that everything is clear in your mind.

The uncertain is there, as usual. But this time, it doesn’t bother.

Is there as a consequence. As a result of a process. And should be the constant, like the present, like the change, like my freedom.

A lot of things are coming in my head at this moment.  A lot of Words, Thoughts and Ideas that I probabbly should put on the list of constant things that I have to be incorporate in my new life.

Love, Art, People with passion, Positive waves, Hugs, Travelling, Work, Be thankful, Cry, Smile.

And also the things I don’t want for me.

What makes you move in life? Could be a song? Somebody?

What makes you feel lucky?

What makes you feel you’re worthy?

What makes you feel free?  (Feeling free includes when you start doing something that you like and you don’t take care about what people thing about that, about you. Cause you’re free and happy. And there’s nothing that could ruin that moment.)

I finally wonder.

Could love be stronger than distance?

Mis 18 detesto de hoy


Destesto despertarme y que mi vieja me cambie las cosas de lugar
Destesto prender la compu y que mi hermanito programe el Skype para que se inicie automáticamente
Detesto poner el Google Chrome, y que aparezca Delta Search como buscador
Detesto la histeria masculina
Detesto no tener un cuarto
Detesto no poder encontrar una forma sutil de comunicarle a mi vieja que necesito un cuarto sin que me responda con su ”speach de madre y el mandato”
Detesto no poder encontrar lugar en mi casa para poder satisfacer mis necesidades emocionales
Destesto lo cursi cuando es constante y en demasía, puaj, me asquea
Detesto al machismo de la Iglesia Católica, y a las mujeres que lo defienden
Detesto el feminismo y todas sus aberraciones
Detesto a las personas que creen que Malena Pichot es el ícono de la generación moderna, aprendan primero a pensar por ustedes
Destesto a la cultura del “Cif y el Procenex”. Señoras amas de casa todo eso es una mierda tóxica que publicitan las grandes empresas. Todo tiene que estar limpio y brilloso y únicamente las mujeres limpian ¿no?
Detesto la cultura de los porteros y sus ganas de derrochar litros de agua al pedo. Hay gente que se caga de sed y ustedes no tienen un mínimo sentido de sensibilidad
Detesto la gente consumista, que no se cree responsable de la falta de hambre y sed del planeta
Detesto a la gente que milita light en TECHO que ahora se siente bien consigo misma por ayudar y decir la palabra “pobre”
Detesto a la Coca Cola, pero que rica, adictiva y malsana es
Detesto a la gente que se siente sana por tomar Coca Cola Light
Detesto a la gente que toma Coca Cola en los almuerzos y es feliz

Música mi casa.


-I haven’t ever really found a place that I call home- dice las primeras líneas de la canción.

Cuando era chica me sentaba en el marco de la ventana, de noche y miraba el cielo. Ponía música que me hacía sentir libre.

Extraño esas noches.

Es difícil de entenderlo o de explicarlo, pero hablando de libertad, siento que en casa nunca pude sentirme libre. Nunca pude decir que en casa estaba mi lugar. Quizás no esté ahí adentro, no lo se.

En estos últimos días me doy cuenta muchas cosas. Me acuerdo de momentos siendo yo misma y feliz. Siento que en mi casa nunca pude ser yo misma. Y eso me pesa, porque se que es algo que voy a tener que procesar. Viví pensado que la vida era de una forma, y me doy cuenta que en realidad es de otra forma y mejor. Es de grande hacerme cargo de ciertas cosas, que deberían haberse ocupado mis viejos, y de nuevo, ya estoy grande, pero aceptar el dolor y el mal que sentí, llevará tiempo.

Encuentro piezas de mí, algunas encastran, encuentro amigos que me ayudan a armarme, o a rearmarme, hay piezas que aparecen, cuando menos las espero. Y me dan esperanzas de poder seguir construyendo esta historia, esta vida, este alma.

No se, creo que tengo sueño, me iré a dormir.

Ficción


Esto es un blog. 

Si estás leyendo éstas líneas es por que algo te llamó la atención y créeme, las casualidades no existen.

Has tenido un día largo y agotador y probablemente las cosas no te han salido como esperabas. Sin embargo, sientes que tienes algo para contarle a tu chica, a tu mascota, o la pantalla de la computadora y es por eso que tu teléfono suena y ríes con tu amigo de lo que te ha sucedido hoy.

Llegaste. Te has sacado los zapatos, colgado la corbata en el borde de la silla y te das cuenta que de verdad da placer andar en medias por la casa. Sonríes, tu taza de té está lista. Sientes el vapor, te relajas, te acomodas en silla frente a la computadora para ver que hay de nuevo, y -guay- una amiga te ha invitado a leer un nuevo blog titulado “Las callecitas de Buenos Aires” Tu recuerdas esa ciudad, has estado ahí unos años atrás como asistente de tu jefe por un congreso y sí que la habías pasado de bien. Así que, contento,  empiezas a leer…

A mí nunca  me pasaron cosas normales.

Para empezar: Yo soy Tere y vivo en Martínez, si buscas en Google Maps, la vas a encontrar al norte de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Martínez es un barrio muy tranquilo que contrasta con mi amor profundo por las calles de la gran ciudad.

Supongo que en la vida todos prescindimos de los opuestos para equilibrarnos. Si no hay sombra, no habría contraste, y si no hay contraste, la figura carecería de forma. Y la ciudad, tiene algo indescriptible que resulta completarme.

Buenos Aires el escenario de mis aventuras, de mis búsquedas, de encuentros y desencuentros, de romances, de ternura.

Mi vida es algo ecléctica y quiero compartirte un poco de mí a lo largo de este blog.

Porque creo que una nueva mirada, un relato que haga reír, una imagen que  haga sorprender, una canción que haga pensar, puede conectar con cosas mas profundas que las que se  encuentran a diario. Y puede dar, por sobre todo, un motivo mas para seguir disfrutando del encanto de vivir en este mundo.

Mi viejos y esa constante sensibilidad que tengo


La familia.

Hay cosas que me tocan mas de lo que quisiera, emociones que me cuesta mucho controlar, es como si en ese momento sintiera que mi corazón estuviese a punto de explotar.

Es así, cuando me mueve algo lloro. Sí, soy una sensible llorona.

Siempre tuve un desentendimiento con mis viejos, y a raíz de un artículo que me pasó una vez un amigo lo entendí mejor. Las conversaciones con ellos siempre fueron como dos personas que no se entienden porque hablan dos idiomas distintos, y hasta que uno no cede, es un infinito que, obviamente, nunca se termina. Siempre fui una persona carente de tacto y de afecto en el buen sentido. Ellos nunca supieron entenderlo…

Siempre sentí que todo lo que hacía estaba mal. “¿Arte? ¿Y de qué vas a vivir? Que escribir era solo para un hobbie, que tenía que hacer una carrera y graduarme y quizás no se, ser una persona infeliz, pero, con un título. Que tenerle miedo a las tormentas era algo sólo de niños y que llorar también. Todo se me criticaba, y lo único que hacía era ser como ellos, copiar ese modelo y seguirlo, aunque no estaba tan de acuerdo..

Pero por algún motivo ese deseo de hacer lo que me gustaba, nunca se apagó, y todas las cosas que nunca creí que iban a empezar a tomar forma, ahora se están haciendo reales.

ESTOY HACIENDO MI VIDA.

Disfrutar cada momento y centrarme en lo que estoy haciendo es un hallazgo para mí. Hoy decidir levantarme temprano para sentarme a escribir es como un sueño.

Y ahí es donde siento que me estoy desprendiendo de ese modelo de hija y que estoy creciendo, y que cada vez mas valoro las cosas que mis viejos me dieron, porque estoy ocupándome de mí. Es como si volviera a despertar, es como si cada momento que viví empezara a hacerse mas vivo. Y cada vez que pasa esto, me doy cuenta que lo que pasa es la vida. 

En menos de un año me estoy yendo a vivir sola, y voy a abandonar todas esas historias que viví en casa para empezar a vivir mas a fondo las mías. Y me cuesta muchísimo demostrarles que los quiero, a pesar de todos los conflictos y desentendimientos que haya tenido con ellos, porque Tere crece y eso, es inevitable…

Será cuestión de tiempo…

poesìa


mi vida se torna en un largo viaje, 
de efìmeros momentos,
personas que vienen,
personas que se van,
y todo es tan inalcanzable,
porque lo verdadero, no se puede expresar,

sensaciones,
que pasan como nubes,
historias,
para un futuro contar,

la poeta que siente ciudades
los cambios,
la gente,
la humedad,

aprender duele, porque se crece
se suelta para sentir,
el vacío de encontrarse,
a solas con este mundo,
y descubrir, que la libertad,
requiere de abrirse
y aceptar,
lo que tenga que pasar.