Necesarios empujoncitos


image

Al parecer la vida me da señales.

Hoy abrì un libro que hace mucho que no leìa y una nota con una lista de cosas que tengo ganas de hacer encontré en la primera hoja.

Pararme derecha, no comerme las uñas aparecían entre otras.

Seguramente el viaje me haya ayudado a realizar la mitad de esos deberes pendientes.
Y mi estadía en Zurich me ayude a terminar con la otra mitad.

Lo primero es lo primero dicen. Y mi ansiedad se controla pririzando el aburrido quehacer diario para despues dar lugar al goce.

No se trata de romper las estructuras que me han sido dadas. Sino modificar las que no sirven e incorporar las que se adaptan de acuerdo a mi.

Y en eso el tiene razón. Creo que esta media lista no se hubiese cumplido sin su presencia junto con mi fuerza de voluntad.

Porque la verdad es que uno es el que avanza solo solito en esta vida. Y los que nos acompañan son empujoncitos.

Necesarios empujoncitos.

Llegar a otro país.


image

Llegué a Europa.

Hace mucho que venía planeando este viaje y acá estoy. En París.

Llegué a Europa después de pasar dos días entre aviones y aeropuertos. Sola, en el medio de dudas, equipaje y la ansiedad de un esperado reencuentro en Madrid.

Madrid me recibió con él, con su invierno y con la espontaneidad fascinante que tienen las personas en sus calles.

Estoy ahora en otra ciudad. Con otro idioma y otro ritmo de vida.

Me cuesta creer que realmente esté lejos de casa. Que haya tenido el valor para hacer este viaje. Que quizás este viaje sirva como motivo para encontrarme y creo que eso me asusta.

Otras veces creo que el miedo no me deja disfrutar.