Todo llega, relax!


Me dijeron por ahí que cuando me relaje todo va a llegar. Tiene algo de parecido la otra frase que dice, la vida es lo que pasa mientras estás haciendo otras cosas.

Vengo de meses y meses tratando de buscar la claridad, como diría Elizabeth Morris. Nadar me ayuda a eso. ¿Será la transparencia del agua lo que me ayuda a focalizarme? Romper mis propios límites mentales y físicos. Escaparle al no puedo cuando el profesor me exige que haga mas piletas. Relajarme, salir como sacudida, en un estado de paz y tranquilidad.

Y cada vez que voy a la pileta eso me pasa, noto mas la diferencia de la vez anterior que fui a nadar. Cada vez nado mejor, fluyo mas, me concentro en mi cuerpo, en mi mente, y por sobre todo en mí. Quizás tenga algún pajarito que me dice los problemas que me aquejo, digamos que soy una persona que tiene algún que otro conflicto, y aprovecho para descargarme, para sacarme de encima esas preocupaciones para permitirme disfrutar mas el agua. Avanzar, tomar conciencia del ahora, pensar en positivo, dedicarme a mí. Pulirme. Conectarme conmigo misma.

Natación me está dando eso que en repetitivos momentos varias personas me dijeron ” ¡Tere, estás muy ansiosa, relax, tranqui, viví el día a día, DISFRUTÁ!”

No entendía que se podía vivir sin pensar tanto, que se podía realmente disfrutar del afuera.

Vine de muchos años de vivir en mis adentros, pero ya no más.

Y ahora estoy en eso, en darme el gusto de elegir relajarme, disfrutar y ser feliz.

Proyectando…


Conseguí un laburo fijo, una gran oportunidad que se me está dando en mi vida. Estoy mas cerca de concretar el proyecto de irme a vivir sola, que hace tanto tiempo venía llevándolo solo en mi cabeza.

Ahora sólo hace falta tiempo, paciencia y esfuerzo de mí para que se construya.

Volví a ser camarera, a rodearme de gente y de cafés, de historias, de mundos, de propinas. Con un plus de -estoy cansada- y un intento de lograr que mi vida se vuelva mas productiva que la laborable me encuentro así, un poco revolucionada, dando salitos, probando 1 2 3 4.

Miedos, incertidumbres, cambios, efimerédires (sería como muchas cosas efímeras que se repiten) mas un sinfín de momentos que me movilizan constantemente, me despiertan, me hacen decirme -tere estás viviendo TU vida-.

Claridad, momentos en que ENTIENDO y veo claro todo lo que en algún momento me pareció confuso.

Es eso lo que me da el agua, claridad.

Natación, un deporte que, desde que arranqué en agosto después de casi 8 años sin practicarlo, me está ayudando a mantenerme firme entre muchos cambios que hoy en día sigo atravesando.

Es fluir, es dejarme llevar, es superar obstáculos, es no pensar, es dejarme ser, es disfrutar. Palabras que empiezo a usar en mi día a día.

Estoy muy cansada, me gustaría poner alguna reflexión, pero no se me ocurre ninguna… hasta la vista!

Sincerarme


Sincerarme es aceptarme tal cual soy. Sincerarme es agarrar la guitarra y descubrir nuevos acordes. Es encontrar la melodía perfecta para luego combinarla con versos. Sincerarme es sacar de mí palabras y hacerlas cobrar un sentido. Es fluir mientras improviso. Sincerarme es terminar una canción, leer su letra y descubrir una nueva versión de mí. Es comprender aquel sentimiento que tenía atascado y no sabía porqué. Sincerarme es despertar, es aquí y ahora, es respirar, es saber que tengo que confiar, que ni hoy ni mañana voy a poder escapar.

Siento


En este momento siento como si hubiese puesto mi mente, mi cuerpo y mi alma en una licuadora.

Siento que tengo todo,

todo,

mezclado.

Sentimientos que creí que habían desaparecido,

están,

y no puedo dejarlos ir,

por que por algo,

están,

y quieren decirme algo,

y tengo que hacer algo con ellos,

por que como un boomerang,

si no resuelvo esto que  ahora me pasa,

volverá,

volverá,

hasta que aprenda,

una vez mas,

una vez,

mas.

Basura artística


A veces me irrita ver basura artística. Es decir, arte que está preparado con el único fin de vender. De no ser arte, de simplemente simularlo, y hacer llenar los bolsillos de dinero a las grandes productoras. Es ese tipo de ¿arte? que tiene una estructura sólida ya requetecontraestudiada que me da ganas de comprar, que me hace creer que si escucho eso que me venden, voy a ser eso.

Y cada vez que veo ese tipo de basura, que no sirve para nada, salvo para hacerles creer a estas pobres personas que realmente lo que están haciendo es algo bueno por sus vidas y para llenar los bolsillos de dinero, como ya he dicho, a los vivísimos productores que se abusan de su ¿talento?, me dan ganas de sentarme seriamente en mi cuarto a componer canciones sin fines comerciales.

A veces buenos referentes de artistas me ayudan a poder seguir tras mis sueños, pero por otro lado, malos referentes que no quiero tener me sirven como ejemplo, de lo que no tengo que hacer, y me inspiran, como forma de ayudar a mostrar el arte que vale la pena disfrutar.

Lo peor de todo es que en el arte lo que perdura suele ser lo que tiene un gran estudio por detrás. Hay que ver tan solo las grandes obras y darse cuenta de ello.

Y un grupo de personas que se juntan de la nada, a hacer canciones, careciendo de fin artístico (para mí, sin sentido, sin dedicación) no creo que dure mucho. No es una forma de justificar mi arte pero como siempre digo, prefiero matarme diez años, (o los que tengan que ser) y ser buena, dedicada, con el corazón puesto en lo que hago y satisfecha por cada logro que vaya haciendo.

Ojalá pueda ser fuerte frente a estas convicciones que hoy tengo, y no como algunos artistas que en algún momento dejaron de ser artistas, porque se dejaron llevar por lo que se vendía o por el dinero.