Ser libre implica ser uno mismo


Ayer trabajé en el hostel, y como cada sábado siempre hay algún pasajero que viaja solo y necesita charlar para sentirse acompañado.

Y ahí conocí a una francesa de unos treintaylargos años, amante de los cafés, que venía a Buenos Aires como turista. Hablaba un inglés muy claro y se mostraba a gusto con su forma de ser. No se si tuvimos las grandes charlas de la vida pero me enseño varias cosas:

-Que el modelo de sociedad que se propone hoy en día (lleno de comodidades, de dependencia hacia el sistema, de velocidad, de superficialidad) nos hace ser menos libres.
Y ser libre implica muchas cosas. Implica vivir en constante con el presente y disfrutar cada momento. Implica también hacerse cargo de uno mismo, y hacerse cargo de uno mismo, implica tener la capacidad para decidir. Y decidir, implica hacerse cargo de la elección que se haya hecho. Implica no cargar con la mochila de deberes y modelos todo el tiempo. Implica estar conectado con las emociones. Implica vivir el día a día.

Y me pregunto ¿Por qué temer a la libertad?

-Que no toda la gente de Europa es tan cálida y abierta como yo pensaba. Que no muchos viajan solos por el mundo, y los que viajan son los que pueden comprender a las personas desde otro punto de vista. Porque quizás para eso se viaja, para descubrirse a uno mismo, para conocer nuevas culturas, para conocer nuevas personas.

Creo que voy a tener en cuenta la idea de vivir el día a día y ser yo misma, aunque eso no me lo enseñó, pero es simple. Es no tratar de entrar en ningún estereotipo.

Termina la temporada de Circo en las calles porteñas


Y termina la temporada de Circo en las calles porteñas.

Talita y Traveler, acostumbrados a este suceso anual, van regresando a la vida de siempre. No les cuesta tener que pasar de la inmediatez constante de risas, a los quehaceres de la vida cotidiana. A las discusiones y reconciliaciones, a los mates, a las charlas, a madrugar temprano, a no tener tiempo, para pensar en nada.

En cambio, a Gaspar, gran trapecista, le resulta mas difícil regresar a su casa. Demasiado tiempo en el cielo, a veces puede ser bastante irreal.

-La vida en la tierra tiene un sabor amargo- me cuenta. Vivir a destiempo, no me puede hacer tan mal.

Pero a pesar de eso, el avanza, sabe que tiene una familia, y que pronto va a ser papá.

Resulta ser una contradicción a veces. Entre el corto período de imaginación que mantiene el público cuando va a verlo y la imaginación constante del circence.

-La gente sufre poco, porque tocan poca verdad- continúa

Un pequeño escape de la vida cotidiana, y es ahí en las tablas, donde se sabe que no se puede escapar. Carentes de un centro que pide obviedades, la vida en ciudades, tiene un dejo de comodidad.

La vida según Tere en 36 fotos…


“¿El autodescubrimiento a través de una cámara? Temo mirar por miedo a descubrir lo llano que mi Ser es. Sin embargo persistiré… porque la cámara tiene su ojo sobre el mundo exterior. La cámara dirigirá mi constante introspección devuelta al mundo…”  Minor White 

Imagen


La cosa es así. Me iba a ir de viaje a Rosario, y quería llevar cámara de fotos, y como es medio difícil que mi vieja me preste la cámara digital, le pedí la cámara analógica, para sacar fotos allá. Pero por esas cosas al final no me pude ir de viaje, pero la cámara quedó en mis manos.

Pensando y pensando se me ocurrió la idea de hacer una especie de crónica sobre lo que vaya llamando la atención a lo largo de mis días en este planeta tierra. Escribir un ensayo sobre lo que vaya captando, y una vez revelado el rollo, armar un diario con las fotos sobre lo retratado.

La cámara de rollo tiene esa cosa de especial. Primero, porque es raro ver una en las manos de las personas, entre tantas digitales. Y segundo, tiene esa cosa de especial, porque son 36 fotos que se pueden sacar, te da un límite que te hace valorar mucho el presente, porque no podés sacarle foto a cualquier cosa. Ahí radica la magia.

Y por esas cosas de la vida, me encontré con esta frase que explica lo que es la fotografía para este fotógrafo.

No tengo idea de lo que es manejar una cámara de fotos. Es por eso que me llama la atención realizar este proyecto, experimentar algo nuevo. Sería algo como encontrar el equilibrio entre las imágenes y las palabras. Me pasa que escribo con mucha constancia y siempre le digo a un amigo que el el escritor se nutre de imágenes  para escribir, y el fotógrafo todo lo contrario, usa palabras.

Es raro pasar de un lado al otro. Porque es un juego de desacostumbramiento. Como si de repente me dijeran, ahora no uses mas tu mano derecha, empezá a usar la izquierda, y automáticamente me sale usar la derecha, y una vez que me acostumbre a usar la izquierda voy a volver con la derecha. Es un poco la vida misma.

De eso se trata. De la vida misma.

Hay un mundo…


Hay un mundo de canciones que me esperan. De ilusiones sin recuerdo, de poemas sin razón.

Llevo en el alma ansiadas memorias, pensamientos que se han ido, momentos que no voy a anhelar.

De esta tierra hoy vuelvo al suelo, a escribir sin levantar vuelo, mirando siempre a mi cielo, voy a salir a despegar.

A darme una oportunidad, a encontrarme aunque tenga que ser en soledad, a aceptar, a llorar,a a reír, a crecer, a cambiar.

A decir volver, a empezar.

Ver los obstáculos como puntapié para poner en práctica nuestros recursos…


Imagen

Entre tanto cambio emocional, físico y mental en el que estoy transcurriendo, se me hace  difícil encontrar las herramientas que me permitan avanzar frente a los obstáculos que se me presentan.

Y después de haberme limado (y trastornado) leyendo La Historia de las Cosas. Gran libro que recomiendo para cualquier persona que quiera tomar mas conciencia sobre el uso de los recursos naturales y la explotación de los mismos. Mi lamparita mental se iluminó, y además de ver la luz, se me ocurrió pensar en MIS recursos.

Como la madre tierra, uno está lleno de recursos ilimitados con los que puede hacer muchísimas cosas, pero no nos damos cuenta de eso. Vivimos en una era donde cualquier cosa la podemos adquirir así de simple: la comodidad está al alcance de nuestras manos. La ropa al lavarropas, la comida la pedimos por teléfono, y a los amigos les escribimos por internet. Hasta casi podría decir que a veces tenemos mas vida virtual que “natural”.

Volviendo al tema de los recursos. Hay que abrir un poco mas los ojos y reconocer que uno tiene recursos, empezar a verlos a partir de ahí preguntarse qué se puede hacer con ellos. Como muchos visionarios, que se cuestionaron mucho y pudieron ver mas allá de las cosas,  inventando grandes herramientas para la humanidad. Me sale la idealista, oh humanidad!

Pero va en serio.

Es un momento de mi vida donde me planto sobre la tierra y me pregunto. ¿Qué recursos tengo? ¿Cómo puedo usar esos recursos y para qué?
Y voy encontrando algunos recursos, y mientras mas me conozco mas voy encontrando, y mas herramientas (físicas o no físicas que me van a ser útiles en algún momento) puedo fabricar, y los limites dejan de existir, porque puedo hacer infinita cantidad de cosas.

Cuando supero los obstáculos que se me presentan me siento libre. Me desprendo de cosas. Aprendo. Y con ese aprendizaje, genero herramientas, que me defienden, y que en algún punto me dan seguridad para transitar otros caminos.  Y mientras mas herramientas voy juntando mas cosas puedo hacer. Pero a veces asusta un poco dar vuelta la página, una vez superado ese obstáculo, porque no se con qué panorama me voy a encontrar. Pero ese es el mayor reto, abrirme a la incomodidad de la novedad. Acostumbrarse a que nada es permanente y que todo está en constante cambio.

Es eso.

Nada es permanente. Entonces mejor disfrutar lo que se me presenta.

Esto me hace acordar a un tema de Moby que habla sobre esto, sobre aferrarse, o mas bien disfrutar, de lo que se nos presenta antes de que se disuelva de nuestras vidas.

Distracción


Imagen
Claro está. Creo que me distraje cuando me puse a hacer este dibujo.

Retornando con el posteo del otro día. Me quedé pensado en esto de los objetivos, y en cómo llegar a esos y se me vino a la mente esa palabra.

La distracción. Mi yo interno me dice que es como cuando uno va caminando por la calle (por que a Tere no les gustan las veredas) a un lugar determinado, y de repente se queda viendo algo, en su caso una casa, por que a Tere le encanta ver viejas casas, y se pierde en el detalle de la ventana y sigue caminando, y se detiene nuevamente por un farol que le llama la atención. El camino se hace mas largo, pero termina siendo gustoso.

La distracción en este caso, me desvía del objetivo, es claro. Y mientras mas me distraiga, mas tarde voy a llegar a concretarlo. O sea llegar a destino, como le pasa a Tere.

La distracción puede ser útil o no, dependiendo el contexto.

Se puede pensar como ocio, para distraerme y pensar en otras cosas, o mismo para poder ver las cosas de otro lugar. Como forma de relajarnos, de dejarnos llevar y no pensar por un rato. Es necesaria cuando nos metemos tanto en lo lineal, en esas estructuras a veces, un poco tediosas

O como obstáculo, que es a donde quería llegar. Vivimos en una sociedad llena de distracciones: computadora, publicidades que incitan constantemente al consumo, televisión, mp3, entre otras cosas. Y a veces resulta molesto tener que lidiar con eso cuando uno tiene que cumplir con ciertas actividades. Y  por momentos se hace difícil tomar el control sobre ella para decir ese “NO” y continuar con lo que teníamos que hacer. También son pensamientos, como cuando Tere cuelga y se queda pensando en lo que le pasó el otro día, en que si el chino del supermercado le dió bien el vuelto, o si la bici habrá quedado bien atada.

Tere vive, en una casa llena de distracciones y le cuesta mucho centrarse en lo que realmente ella quiere hacer.

A veces, el simple hecho de tomar consciencia en todo momento e identificar cuando uno está sumergido en las distracciones, es el mejor paso para empezar a erradicarlas de nuestras vidas.

Y eso sí, siempre pero siempre, hay que permitirse un tiempo para el ocio. Sea con la compu, un café, un ratito mas de fiaca en la cama.

Hasta la próxima!

Suelto


Suelto, el broche, que ata, mi pelo.
El viento, se vuela, lo siento.

Suelto, las comas, que atan, palabras.
Poemas, que llegan, me sacian.

Suelto, los nudos, que atan, mi cuerpo.
Mi mente, mi alma.
Respiro.
Pasado, futuro, se escapan.

Poesía, de Whitman, me atrapa.
Complejo hoy es simple, belleza, descansa.

Desnudo, la vida, miradas.
Hoy muestro, mi centro, soy nada.

¿Cómo llevar una idea a la realidad?


A raíz de esta frase “Un objetivo sin plan es solamente un deseo” me quedé pensando y se me ocurrió dibujar este diagramita:


Imagen

Esta bueno creer en utopías, pero a veces, es mucho mejor, poner los pies en la tierra y los ojos en pos de un ser visionario. Y me puse a pensar en cómo una idea llega a convertirse en real.

*Para que una IDEA llegue a ser REAL, es importante tener una imagen mental de lo que uno quiere. O como también llamo: Visualización. Una imagen concreta que describa eso que queremos.

*La idea puede ser a Corto, a Mediano o a Largo Plazo. El tiempo en que creemos que esa IDEA se vaya a concretar.

*Por eso se necesita de un Nexo para que conecte esa IDEA con lo REAL. Dentro del Nexo, hay mini Nexitos. Son como islitas, pequeños objetivos, dentro del Objetivo mismo.

*Para que esa IDEA se concrete, se necesitan ciertos Factores. ¿Escucharon hablar de “cuando se alienen los planetas”? Sería algo así. La pregunta es simple. ¿Qué FACTORES necesito para que esa idea se concrete? Y después está la segunda pregunta que dice… ¿Qué puedo hacer hoy para generar esos FACTORES?

*Por último están los otros Factores intangibles, que son la Motivación y los Obstáculos.

*La Motivación UNIFICA. Es la apertura, es esa vocecita interior que da seguridad a ese idea cada vez que un Obstáculo se cruza durante el Procedimiento, también puede ser un hecho, un libro, una charla, que nos invita a seguir avanzando hacia lo REAL.

*El Obstáculo, Por otro lado, es lo que impide que lleguemos al objetivo. Puede ser un pensamiento negativo, una excusa, un error, una mala racha, o miedo. Sirve, si se supera, si se aprende de él.  Y acá llamamos al tan escuchado A Prueba y a Error, el intento, la práctica. La pregunta que hago entonces es ¿Qué FACTOR me impide llegar al objetivo?

*El Tiempo es otro Factor. Se necesita del tiempo para poder concretar la idea. Y claro, mientras mas se tarde en superar el Obstáculo, mas tarde llegaremos a concretar esa IDEA.

*Por último está el PROCEDIMIENTO. Que está muy ligado con el Nexo. Es como un cierto orden que se le puede dar a los Factores. Sería como el Paso a paso. Todo Procedimiento requiere esfuerzo, aprendizaje, voluntad y sobre todo mucha paciencia!

Es IMPORTANTE darle un lugar a las ideas. Se vive por momentos constantes un vida tan acelerada, llena de ruidos que no ayudan a que nos conectemos con nuestra vocecita interior. Siempre hay una idea que está dando vueltas por nuestra cabeza hace tiempo y no sabemos que hacer con ella. Es cuestión de animarse y probar, ver que pasa, jugar con las ideas, dejar del lado la pasividad y ponernos en acción. 

Este Mapita surgió así, de una voz interior ansiosa de ser escuchada…